21.9.16

Primavera











Un antes y un después.
En este equinoccio quiero florecer
con mis verdaderos colores.
Nada de tintas medias.

Algo se fue
con el cuerpo de mi madre,
pero algo retorna
con su alma.

Su aliento a mi poesía, perdura.
Su hálito fresco, maternal
me renueva en sus memorias.

Ramas en forma de interrogante,
los frutos son capullos
que se abren en mis manos.

Todas las que fui
perecieron en el invierno,
maduro en la metamorfosis
hacia mí misma.

Hoy comienza la primavera.
Hoy empiezo a ser.
Ahora sí.


Natalia Peralta Páez

No hay comentarios.: